Paseo: Conociendo el Sena a través de sus puentes

Hoy os propongo un paseo de los más bonitos que se pueden hacer en París, además si el tiempo acompaña es uno de los más animados. Recorreremos una de las márgenes del Sena pasando bajo algunos de sus puentes más representativos.


La ruta la hice en bici, aprovechando una visita al Jardín de Plantas (muy recomendado también), pero se puede hacer perfectamente andando, de hecho aunque se puede hacer en bici hay que estar preparado para adoquines y alguna que otra escalera.

El paseo de unos 3 Km se podrá hacer andando en unos 40 minutillos, que se puede alargar a casi un día entero, si salís  y volvéis a él para aprovechar lo que se encuentra en el camino, desde él saludaréis a las Islas de Saint Louis y Saint Michel con su famosísima catedral Saint Michel de Notre Dame, veréis las imponentes torres medievales del Palacio de Justicia y terminaréis despidiéndoos del Palacio Real, lo que hoy es el Museo de Louvre.

El inicio del paseo comienza justo en frente del Jardín de Plantas, jardín histórico, institución científica y lugar donde además de un jardín se sitúa el Museo de Historia Natural, unos Invernaderos de infarto (primeras estructuras en hierro y cristal con esas dimensiones en el mundo hace ya algún que otro siglo) y una casa de fieras. Además no está muy lejos de la Gran Mezquita de la que ya os hablé hace algún tiempo.

Esta parte del Sena  está acondicionada con jardincitos, parque para niños, y lo que es más curioso, una especie de anfiteatros que dan justo al río, donde la gente por las tardes suele ir a bailar, dar conciertos, etc. de manera espontánea. Es una zona de pic-nics típica tipiquísima.



 Llegamos al primero de nuestros puentes: Pont de Sully

Saliendo del paseo  por este punto, y cruzando una carretera a la izquierda se encuentra el Instituto del Mundo Árabe, si tenéis tiempo os aconsejo ir a visitarlo, el edificio es muy interesante y su terraza en la azotea tiene unas vistas espectaculares.

Pont de la Tournelle

Pont de l'Archevêché y Pont Saint Louis
En el Pont de Saint Louis (el de la derecha) que os lleva a la isla del mismo nombre, suele haber en los días soleados, grupos de música, actuaciones para peques y no tan peques, etc.



Pont au Double

Este punete a parte de ser el que lleva a la catedral y estar plagado de turistas es donde se reunen patinadores y en ocasiones hace algún que otro espectáculo entretenido (¡ojo a carteristas!)

Petit Pont


Pont Saint Michel 

Al fondo se ve el Palacio de Justicia, donde se encuentra el Ministerio de ¿qué? de Justicia ¡claro!. 
La Saint Chapelle, una pequeña capilla en su interior es muy visitada. Generalmente hay unas colas larguísimas, yo os aconsejo que la visitéis yendo a un concierto de música clásica, así nada de colas y encima os lleváis un concierto.

A la derecha del palacio hay una plaza (Plaza Louis Lépine) junto a la parada de metro Cité que me encanta por su mercadito de plantas y flores (abierto hasta en domingo). Los precios obviamente para turistas, pero simplemente es bonito pasear por ahí.

Pont Neuf

Cruzando el puente, o mejor dicho, cruzándolo hasta la mitad podréis, bajando unas escaleras, llegar a un jardín, muy pequeñito pero con mucho encanto por ser justo la punta final de la Isla de Saint Michele. Un pic-nic al atardecer estando justo en esa punta es genial porque se ve la puesta de sol.

Pont des Arts

Entre el anterior el Pont Neuf y éste podréis encontraros a unos cuantos pintores pintando el Pont Neuf. Lo bueno de esto es que no suele ser una "turistada", son "verdaderos" pintores o estudiantes de bellas artes.
¡Ah! y si alguno está visitando la ciudad con el "modo romántico" encendido, entonces es obligada la visita a este puente, con suelo de madera y peatonal, para dejar el candado de turno como prueba de amor.

Pont du Carrousel
Con este puente, el primero que "desemboca" en el Louvre, termina nuestro paseo, pero para los más motivados el paseo por las orillas del Sena continua hasta más allá de la Torre Eiffel, además un poco después del punto final del paseo de hoy (a la altura del Museo de Orsay o del Jardín de Tullerías) y siempre por la misma margen del río comienza una zona que se ha inaugurado justo este verano (2013), con terracitas, rocódromos para niños, jardines en islas sobre el Sena que basculan en función del nivel del río, pistas para jugar al ping pong, mesas con sillas para comer vuestra comida, en fin... la locura. Pero eso ya os lo enseñaré en otro post.

Espero que hayáis disfrutado.

¡Saludos!


2 comentarios:

  1. Hola!! que bonito!! Paris esta en mi lista de sitios a los que quiero ir, y el paseo suena genial, y los puentes son preciosos, asi que me guardo la ruta para hacerla cuando vaya.
    Un besito!!

    ResponderEliminar
  2. Qué bonito! estuve en París hará como 4 años y queremos volver... lo tendré en cuenta :D

    ResponderEliminar